Posteado por: rakelsalim | mayo 23, 2008

Kalash: un pueblo leyenda

La historia de los Kalash es una de esas maravillosas historias  que hacen que nuestra imaginación eche a volar por otros tiempos y misteriosos lugares. La leyenda dice que son los descendientes de los soldados de Alejandro Magno, cuyas tropas pasaron por la zona en su camino hacia la India, aunque ésto nunca se ha podido demostrar.

Los kalash son una comunidad étnica muy pequeña que vive únicamente en tres remotos valles al norte de Pakistán: Bumburet, Birir y Rumbur, a unos 40 kilómetros de la capital de la provinvia de Chitral. Cómo se puede ver en la fotografía, esta comunidad se diferencia perfectamente de las vecinas por su pigmentación blanca al estilo occidental, sus rasgos fisionómicos europeos y sus ojos verdes y azules.

Se estima que la población actual de los kalash se ha reducido a una cifra que oscila entre los 3.000 a 6.000 habitantes; esta población subsiste en pequeñas aldeas ubicadas en sitios casi inaccesibles entre las montañas. Cabe tener en cuenta que en 1900 la población estimada de los kalash rondaba las 100.000 personas.

Poco se sabe aún del origen de los kalash, lo que sí se sabe es que desde la expansión del islam hacia el subcontinente hindú ciertas poblaciones que habitaron el Hindukush con posibles orígenes griegos desde la expedición y colonización llevada a cabo por Alejandro Magno, se refugiaron en los casi inaccesibles valles que siglos después los árabes llamaron Kafiristan (palabra  árabe-irania que significa “país de los paganos”).

Aunque los kalash ya se habrían visto obligados a refugiarse ante otros invasores (por ejemplo los tocarios).

No sólo sus creencias paganas, sino ciertos aspectos de su cultura (por ejemplo el tocado -o peinado- tradicional de sus mujeres, así como ciertos aspectos fisiotípicos) han hecho suponer que los kalash son descendientes de griegos. Sin embargo el idioma que hablan no da pruebas concluyentes al respecto. El kalasha-num , es hablado por los kalash orientales y el kalasha-ala, hablado por los kalash occidentales, es decir, los actuales nuristaníes

 

Agricultura y Ganadería

Los Kalash cultivan trigo, judías, maíz, arroz y uva, entre otros productos. Mientras que las mujeres trabajan en el campo, cuidando e irrigando los cultivos, los hombres se encargan de las tareas más pesadas como el sembrado y la recolección de la cosecha.

  

 

 

 

 

 

 

Vestimenta

Sólo las mujeres siguen vistiendo a la antigua usanza. El vestido  femenino se llama piran. Largo, amplio, de color negro y rematado con vistosas cenefas, está ceñido al cuerpo por un cinturón de lana ricamente ornamentado.

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ólo las mujeres siguen vistiendo a la antigua usanza. El vestido  femenino se llama piran. Largo, amplio, de color negro y rematado con vistosas cenefas, está ceñido al cuerpo por un cinturón de lana ricamente ornamentado.

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ólo las mujeres siguen vistiendo a la antigua usanza. El vestido  femenino se llama piran. Largo, amplio, de color negro y rematado con vistosas cenefas, está ceñido al cuerpo por un cinturón de lana ricamente ornamentado.

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

ólo las mujeres siguen vistiendo a la antigua usanza. El vestido  femenino se llama piran. Largo, amplio, de color negro y rematado con vistosas cenefas, está ceñido al cuerpo por un cinturón de lana ricamente ornamentado.

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre la cabeza, una especie de corona de conchas y cuentas de plástico de vivos colores que se prolonga por la parte trasera como un largo faldón, conforma el tocado tradicional, denominado susutr.

Las mujeres Kalash llevan el pelo corto pero dejan crecer ciertos mechones, hasta 5, para hacer largas trenzas, una de las cuales siempre parte de la frente. Como no pueden peinarse o arreglarse el pelo en las casas, puesto que es considerado impuro, han de hacerlo en la orilla del río. 

 

Las casas Kalasha 

Las casas son de madera y piedra. Construcciones sencillas, constan de una habitación central en forma rectangular donde se sitúa el fogón. En algunas viviendas no hay ventanas y, en otras, son de tamaño muy pequeño.
Las familias ricas tienen casas de dos pisos. No existen los cuartos de baño, ni hay agua corriente. Las mujeres son las encargadas de ir al río a traer el agua necesaria. En el techo de las viviendas, hay un  agujerito que funciona como chimenea.
 
 
 
 
 
 
 

 

Festivales

Existen tres grandes festivales: el de Joshi, a mediados de mayo, es una celebración de la fecundidad. Durante los meses de verano, tiene lugar el Uchao – que termina con una noche entera danzando. El Uchao coincide con el regreso de los pastores, que bajan de las montañas acompañados de una enorme cantidad de queso.

Finalmente, el solsticio de invierno marca el punto de partida del más majestuoso de los festivales, Chaumos. Docenas de cabras son sacrificadas a los pies del mahandeo, el altar del  “gran Dios”, de cuyas piedras salen cuatro cabezas de caballo talladas en madera.

En todos los festivales, hombres y mujeres danzan en grupo, acompañados por el monótono sonido de tambores y flautas.

El matrimonio

A pesar de ser consideradas seres impuros, las mujeres gozan de bastante libertad en la sociedad Kalash. Los matrimonios concertados por los padres son cada vez más raros y siempre se llevan a cabo con el permiso de los novios.

Si dos jóvenes se aman, son libres de casarse, aunque si la novia está comprometida con otro hombre, el segundo pretendiente ha de pagar una dote dos veces mayor.

Las mujeres pueden divorciarse libremente en el caso de ser maltratadas. En el marco de un país mayoritariamente musulmán, los privilegios de que gozan las Kalash les ha creado una fama muy negativa en todo Pakistán.

 

 

 

 

 

 

 

La religión

Divide el Universo en dos dominios: onjeshta (puro) y pragata (impuro). Todos los seres y cosas del mundo son clasificadas según estos principios. Este pueblo de montañeses tiene muchos dioses distintos … Dezau es la divinidad suprema y creador del pueblo Kalasha. Entre las otras divinidades (devalocs) podemos citar a Balumain, Sajigor, Mahandeo, Dezalik y a Jeshtak, protector de la familia y el clan. El shaman (dehar) es el encargado de comunicarse con ellos, tendiendo un puente entre el mundo natural y el sobrenatural. Entre los objetos de culto podemos encontrar ídolos o totems de madera decorados con patrones geométricos y altares situados al aire libre, en arboledas o en lo alto de las colinas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La vid es sagrada; es un sacrilegio consumirla o incluso tocarla antes de que  llegue la vendimia. En Pakistán, el consumo de alcohol está prohibido. Bumburet, Birir y Rumbur, los valles Kalash, son los únicos lugares del país donde es legal hacer vino.
Las cabras también son muy importantes para los Kalash: son consideradas como seres puros y su cuidado está a cargo de los hombres. La riqueza se mide según el número de cabras que uno posee. 

 

 

Anuncios

Responses

  1. tengo ua duda, muy linda su cultura, sus tradiciones; pero esta comunidad, es respetada por los pakistanies? como actúa el gobierno ante estas personas? son dicriminadas?..

    Me gustaria conocer algo mas sobre eso.
    Desde ya muchas gracias!
    Si pueden contestar lo antes posible, mejor.

  2. me encantaria conocer aquella aislada cultura, y el motivo de su no influencia musulmana.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: